Posicionamiento SEM

¿Qué es el posicionamiento SEM? Definición, ventajas y características

El posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) es el método de posicionamiento de pago para alcanzar más rápidamente las primeras posiciones de los resultados. Pero aunque los profesionales del marketing como Designcue utilizamos este término sólo para el método de pago, en realidad abarca mucho más: todas las estrategias relacionadas con el posicionamiento en buscadores, incluido el SEO. A continuación, sin embargo, nos referiremos al SEM como optimización pagada de motores de búsqueda.

¿Qué es el posicionamiento SEM?

El SEM es la optimización de los motores de búsqueda de pago. Su principal objetivo es atraer nuevos clientes y generar tráfico de calidad hacia el sitio web. En España, el motor de búsqueda más utilizado es Google. Por ello, en este artículo nos referiremos siempre al posicionamiento del SEM en este buscador.

Antes de comenzar a desarrollar las ventajas y características del posicionamiento SEM, es necesario entender por qué necesitamos posicionarnos en la web.

En el mundo digital, los que aparecen en la primera página de Google tienen más probabilidades de recibir más visitas. No sólo eso, sino que cuanto más alto esté, mejor. Las palabras clave también juegan un papel fundamental en el posicionamiento en buscadores. Las empresas, para clasificarse, deben competir por determinadas palabras clave. ¿Y cómo se compite por uno de estos puestos? Tenemos dos opciones:

  • Llegar de forma orgánica (SEO). En este caso, tenemos que desarrollar una estrategia de SEO y participar en el juego de Google. Tenemos que entender cuál es su algoritmo y asegurarnos de que nuestro contenido es el adecuado: crear una estrategia de link building, limpiar la URL, no incluir imágenes pesadas, etc.
  • Pagar para llegar a la cima (SEM). Si queremos aparecer en los primeros resultados de pago, debemos desarrollar una estrategia SEM, siempre teniendo en cuenta las palabras clave en las que queremos posicionarnos según nuestro público objetivo.

En definitiva, podríamos decir que el posicionamiento SEM es un modelo publicitario en el que los buscadores promocionan nuestra web, pero nosotros sólo pagamos cuando alguien hace clic en nuestro enlace patrocinado. Por eso también hablamos de pago por clic (PPC).

Cómo funciona el posicionamiento SEM

Vayamos directamente al grano: ¿cómo hacemos nuestro posicionamiento SEM?

La plataforma más relevante para gestionar nuestras estrategias dentro del buscador de Google es Google Ads. Con esta herramienta, podemos crear campañas que nos permitan posicionarnos en los primeros resultados.

Cuando hacemos una búsqueda en Google, podemos distinguir de un vistazo entre los resultados pagados y los no pagados gracias a la palabra «anuncio» que aparece justo debajo del título. Para que los buscadores, en este caso Google, coloquen nuestro enlace patrocinado entre los primeros, necesitamos comprar palabras clave. Por supuesto: antes, debemos haber analizado con la ayuda de herramientas como Google Keyword Planner, SEMRush o Ubersuggest, con qué palabras clave queremos que nos encuentren.

Cuando compramos estas palabras clave, entramos en un sistema de pujas en el que cada empresa decide cuánto pagar por cada usuario que haga clic en su enlace (PPC). Google decide qué enlaces patrocina en función de dos conceptos:

  • El pago que hace la empresa de publicidad por la palabra clave: el CPC. El coste por clic es el valor que definimos en el propio Google Ads para indicar la cantidad que pagaremos por clic.
  • Relevancia para el usuario. Aunque paguemos por aparecer en las primeras posiciones, Google siempre tiene en cuenta a los usuarios. El contenido debe responder a sus necesidades, lo que significa que, en función de sus consultas de búsqueda, se mostrarán las que consideren más relevantes para ellos. Cuando somos relevantes, Google nos ayuda a conseguir más tráfico y, por tanto, más clientes.

Características del posicionamiento del SEM

Las cuatro características principales del posicionamiento SEM son:

  • Pagado. Se trata de anuncios de pago por clic (PPC), lo que significa que sólo pagamos por los clics que recibimos.
  • Rápido y a corto plazo. Gracias al posicionamiento SEM, podemos aparecer en las primeras posiciones de la primera página de Google en un tiempo relativamente corto.
  • Su herramienta más importante es Google Ads. Con Google Ads, podemos crear campañas de SEM a nuestro antojo y sólo pagar por lo que hayamos conseguido.
  • Es complementario al SEO. Combinando el SEM y el SEO, obtenemos una estrategia de marketing digital a corto plazo (SEM), a medio plazo (SEO) y a largo plazo (SEO). De hecho, no hay una respuesta sobre cuál es mejor, ya que es la combinación de ambos lo que hace que una estrategia digital sea sólida.

Beneficios del posicionamiento SEM

  • Mayor segmentación. La herramienta más importante para crear estrategias SEM en Google es Google Ads. Esto nos ayudará a afinar nuestro proceso de segmentación: podemos personalizar nuestros anuncios en función de los usuarios a los que queremos dirigirnos, con características como la edad, el sexo e incluso las aficiones.
  • Aumentar el tráfico de su web, especialmente a corto plazo. A diferencia del SEO, el SEM es prácticamente instantáneo. Una vez adquiridas las palabras clave, sólo tienes que esperar a que Google te sitúe en las primeras posiciones, dándole más alcance y visibilidad a tu sitio web.
  • Seguimiento y medición detallados. Con Google Ads, obtenemos información sobre los resultados de nuestros anuncios y palabras clave en cualquier momento. Además, obtenemos información detallada sobre el comportamiento de los usuarios, es decir, cuántos clics obtienen nuestros anuncios, cuántas impresiones, dónde se encuentran, cuánto ha costado la campaña, etc. También podemos conectar su cuenta de Google Ads con Google Analytics para complementar los datos.
  • Rentabilidad y control de costes a corto plazo. Con el posicionamiento SEM, tenemos un control absoluto a la hora de parar y empezar las campañas. Nosotros decidimos cuánto queremos invertir y sólo pagamos cuando hay interacción con los usuarios, normalmente cuando hacen clic en nuestros anuncios de texto o cuando ven un anuncio de vídeo que hemos creado. El presupuesto lo fijamos nosotros sin compromiso y podemos parar las campañas cuando queramos.
  • Adquisición de leads. Al invertir en publicidad en línea, generamos tráfico hacia nuestro sitio web. De nosotros depende que este tráfico se convierta en clientes o sólo en visitantes.
  • Todo el mundo tiene acceso a ella. No sólo las grandes empresas tienen acceso a este tipo de publicidad, sino que también las micro, pequeñas y medianas empresas pueden utilizarla.